Yule: ¿Cómo era la navidad en la época de los vikingos?

yule-navidad

Si hay que nombrar cosas que forman parte del imaginario que hoy tenemos de los vikingos, una de ellas es su amor por los festejos.

La escena es clásica de cualquier película o serie: una larga mesa, abundante comida y muchas personas sosteniendo grandes jarros de vino y cerveza. Celebrando bodas o agasajando visitantes en el hogar, todo entre animadas conversaciones y canciones.

Sin embargo esa no es una imagen muy alejada de las costumbres que tenían los pueblos nórdicos en la edad media. Su prodigalidad en los festejos y su generosidad entre pares no es solamente otro mito.

De todos modos seria tonto de mi parte tratar de asociar a un pueblo entero a la idea de fiesta, siendo que celebraciones y banquetes jamas le han faltado a la historia de la humanidad. Por eso voy a tratar de concentrarme en la pregunta…

¿Celebraban los vikingos la navidad?

Los vikingos no celebraban la Navidad. Esa es la respuesta rápida.

Lo que tenían era una fiesta que ocurría a finales del mes de diciembre; una fiesta que iba a terminar transformándose para adoptar un significado muy diferente al que tenía en su origen.

Y tiene sentido, la Navidad es una festividad cristiana y los vikingos tenían sus propios dioses, como Thor y Odin.  Lo que celebraban los pueblos nórdicos era la fiesta de Yule y saludaban con esa ceremonia el comienzo del solsticio de invierno.

La Navidad incorporó características del Yule en el proceso de expansión del cristianismo por Europa. Por eso nuestra Navidad tiene mucho de Yule,

¿Qué es el solsticio de invierno? ¿Qué celebraban los vikingos?

El solsticio de invierno es el momento en el que el sol se encuentra más alejado de la tierra. Dicho de una forma más sencilla, es el momento que marca el comienzo del invierno.

Desde ese punto, poco a poco el sol va “ganando terreno” en el cielo, y las horas de luz aumentan. Las noches se vuelven progresivamente más cortas, hasta dar la llegada de la primavera.

Celebrar el comienzo del invierno es también despedirse del periodo cálido: las cosechas ya han sido recogidas, el alcohol ya esta envasado y la carne curada con sal. Lo que queda es esperar a un nuevo ciclo de trabajo, una vez terminado el periodo de frió.

Yule se celebraba con una fiesta dedicada a ese cambio de estación. Se hacían sacrificios de animales pidiendo por un nuevo año de abundantes cosechas, y eso animales sacrificados eran luego cocinados como parte del banquete. Era una fiesta familiar, donde había también intercambio de regalos.

Claro que los pueblos nórdicos no eran los únicos en festejar el solsticio de invierno. Lo hacían también los romanos y los celtas. Pero no se detiene ahí, el culto a la naturaleza y la fertilidad van mucho más atrás en el tiempo.

También vale agregar que la fiesta no duraba solamente un día, durante doce días se hacían actividades referentes al Yule.

La navidad tiene eso también, aunque al menos en Argentina nunca le prestamos demasiada atención (aunque seguramente escuchamos mas de una vez en el cine el villancico “Twelve days of christmas”, doce días de navidad) y en la religión católica representan las doce jornadas hasta la llegada del día de los Reyes Magos.

La religión cristiana entra en escena

En el siglo V d.C. el imperio romano cae, y hay una crisis de poder en Europa.

El avance el cristianismo en la edad media “absorbe” la fiesta del Yule, como una forma de propiciar la conversión de los paganos que mantenían aun sus tradiciones. Era la alternativa a impedir las festividades por el solsticio de invierno.

Para hacerlo coincidir, el nacimiento de Jesucristo se comenzó a conmemorar el 25 de diciembre.

Alternativamente, la fiesta del hemisferio norte que corresponde al festejo del solsticio de verano se transformó luego en la noche de San Juan.

También puede interesarte

Comentarios