El origen de sus nombres: Londres y Buenos Aires

El origen de sus nombres: Londres y Buenos Aires

En la serie Reinos Legendarios, cuando se presenta alguno de los lugares geográficos de Gran Bretaña, se nos informa en un texto a modo de título el nombre que tiene el lugar en la actualidad, y también aquel por el que se lo conocía en el momento donde transcurre la acción, los siglos IX y X.

Algo similar sucede en las novelas, ya que cada una de ellas comienza con una lista de topónimos, los nombres de los lugares en los dos tiempos históricos, presente y pasado.  Además de eso, un pequeño mapa que boceta de forma sencilla la región y hace más fácil la lectura.

Aunque la mayoría de esos nombres me resulta extraño. En especial visto desde Latinoamérica, donde nuestras localidades tienen un nombre mucho más joven ya que los contamos casi siempre desde el siglo XV y por eso nos llegan más directamente en el tiempo.

Sorprende saber por ejemplo que Londres podía aparecer en textos del siglo IX como Lundonia, Lundenberg, Lundenne, Lundene,  Lundenwic , Lundenceaster y Lundres.

En comparación, en Argentina, la ciudad de Buenos Aires fue fundada a principios del siglo XVI y tuvo como asentamiento portuario el primer nombre de “Santa María del Buen Aire”. El que le dio ese nombre fue Pedro de Mendoza, en una avanzada para el ejército español que no quería perder territorio en manos de los portugueses, que ya habían llegado a Brasil.

Y ese nombre que conocemos hoy es el pasaje al castellano del nombre italiano de la Virgen “Nostra Signora di Bonaria” o la Madonna di Bonaria, que es considerada patrona de los marineros. Los hombres que trajeron sus barcos en expedición nombraron la ciudad y el puerto que establecieron en su honor.

También puede interesarte

Comentarios