Tiempo de Odio | Saga de Geralt de Rivia 4 | Reseña

tiempo de odio

Tiempo de Odio es un libro del  género fantástico, escrito por el autor  polaco Andrzej Sapkowski.

Se trata del cuarto libro en la Saga del brujo Geralt de Rivia. Fue publicado en su idioma original en el año 1995.

Y ahora, unas palabras de aviso…

Voy a hacer todo lo posible para no mencionar detalles muy importantes de la trama. Siempre tengo mucho cuidado con eso en todas las reseñas. Pero siendo que la historia ya está muy avanzada… cuidado con los spoilers.

Sinopsis: los descendientes del odio

Tiempo de Odio es una continuación directa de la novela  La Sangre de los Elfos. Así que esta historia comienza exactamente donde nos habíamos quedado.

Hay además algunos llamados menores a acontecimientos de los libros de relatos El Último Deseo y La Espada del Destino. Pero solo detalles, o al menos nada extremadamente importante que pueda recordar.

En resumen.

Yennefer se dirige con Ciri a la isla de Thanedd. La idea es que Ciri permanezca como alumna dentro de una escuela de hechiceras, lejos de las conspiraciones de sus perseguidores. Así ella puede continuar con su educación en la magia, sin peligros externos.

Geralt también está en movimiento. Va por pistas para averiguar porque hay un precio para la cabeza de Ciri. Esa búsqueda lo pone en el camino de varios criminales peligrosos. Pero no hay noticias de Riance, el brujo que los atacó en la anterior novela. Y no logra aun encontrarse cara a cara con las verdaderas personas que ejercen el poder desde las sombras.

Mientras tanto, la marcha de la guerra sigue su curso. Los cuatro reinos al norte del mapa se mantienen en tensión. Al sur, el imperio de Nilfgaard espera como un gigante dormido. A la primera provocación la sangre va a ser derramada en gigantescas cantidades.

Y fronteras hacia adentro, los reinos del norte llevan su propia guerra civil. Los humanos cazan elfos, ninfas, medianos y otros seres que no pertenecen a la raza humana. Una verdadera caza racial dentro de las ciudades. Y los elfos rebeldes atacan desde el bosque, con el sueño de volver a tener su propio reino.

Entonces todos los caminos se cruzan.

Yennefer y Geralt coinciden en el congreso de hechiceros, donde se va a discutir sobre el futuro del mundo.  Básicamente esa reunión es una ensalada de intrigas. La concurrencia se divide en dos partes. Bueno, técnicamente en tres partes.  Aunque no sabemos quién es quien hasta último momento.

Una de esas partes está a favor de la guerra. Otra se posiciona en contra. Y una tercera, neutral.

Ciri muestra más de sus habilidades innatas para ver fragmentos del futuro. Mezclados con algunos sucesos del pasado- De esos trances conocemos del comienzo de la guerra.

Y también sabemos de una profecía. Habla sobre una mujer con sangre álfica llamada Falka, que fue asesinada y que juró una venganza. Una venganza que va a llevar a cabo alguien de su propia sangre.

La reseña: el mundo en llamas

La novela está dividida en siete capítulos.

Es interesante ver como la focalización va modificándose entre todos estos capítulos. No siempre seguimos al mismo personaje. Y a veces pasamos algo de tiempo viendo a los personajes protagonistas encarados a través del punto de vista de personajes secundarios.

Por ejemplo, buena parte del primer capítulo la recibimos a través de un mensajero. El trabajo del mensajero es cruzar entre países para transmitir mensajes secretos. Mensajes que sería más fácil comunicar usando la ayuda de la magia. Pero que por los problemas del poder, es información que no se puede confiar directamente a magos o hechiceras.

Entonces en uno de sus viajes este mensajero se cruza con Yennefer, con Ciri y con Geralt. Lo hace apenas superficialmente, pero alcanza para que nosotros podamos conocer cómo está la situación al empezar la novela.

Otro ejemplo. En un momento Geralt y el trovador Jaskier descansan en el bosque de las dríadas.   Jaskier entonces pone a Geralt al corriente sobre el avance de la guerra. En casa historia que cuenta, aprendemos lo que le ocurrió a varias personalidades conocidas, sus luchas privadas. También aprendemos el estado de cada reino, y lo que va quedando de ellos.

La neutralidad lleva a cosas horribles

Tiempo de Odio está lleno de intrigas. La mayoría de ellas se explica dentro del capítulo dedicado a la reunión de los hechiceros.

En este universo hay muchos nombres y lugares a los que prestarles atención. No es difícil, porque básicamente hay dos grandes bandos en disputa. Aun así, esa gran cantidad de personajes hace que tengamos que estar atentos a lo que va sucediendo si no queremos perdernos algún detalle.

Es bueno que este libro ponga a Geralt contra un oponente capaz de darle verdaderas dificultades. No es que en todas las peleas anteriores el brujo saliera sin ninguna herida. Siempre tuvo problemas. Pero aun así, el brujo siempre llevó la delantera contra sus oponentes. Hasta este momento nunca hubo dudas de que el podía ganar. Eso se quiebra un poco.

Sin embargo, la verdadera protagonista de la historia es Ciri. Ella se encuentra con varios personajes muy buenos.

Casi que yo ya abandone la idea de dar nombres de personajes puntuales en estas reseñas. Son tantos que solamente conseguiría hacer que el texto se vea como un tejido confuso.  Vale mencionar entonces que Ciri se encuentra con una banda de huérfanos de le guerra bautizados como “Las ratas”. Su participación en este grupo sienta las bases para lo que va a ser la tercera novela.

Más que nada Tiempo de Odio amplia el tema de la neutralidad. Un tema que venía desde la novela anterior.

En una historia donde no hay buenos y malos clásicos, tomar una posición neutral parece la solución más práctica.

Probablemente hay alguna referencia en todo esto a la situación política de la década de los noventa en Polonia, la tierra natal del autor de Andrzej Sapkowski. Pero como todo eso escapa hoy a mi humilde análisis, creo que es exagerado mencionarlo. Tal vez lo de la neutralidad no tiene nada que ver con eso.

En todo caso el libro habla sobre la neutralidad y los valores. Geralt siente que él representa valores antiguos que se están terminando. Y aunque no tiene ninguna lealtad a las naciones, si tiene que decidirse si quiere ayudar a Ciri. O si quiere saber qué va a ocurrir con Yennefer, Jaskier o el mundo fantástico que se está terminando.

Conclusión:

Tiempo de Odio es una buena novela.

Quizás algo larga sobre el final, cuando relata una travesía por el desierto. Es solo una opinión personal, tal vez esa parte podía ser un poco más corta. Corta y sin alterar el resultado.

Con todo eso, no altera el sentimiento final que resulta al terminar el libro. No va a la ligera con el tema del odio y la violencia. Trasmite la sensación de peligro.

Incinerado, cortado a la mitad, con un hacha clavada en el pecho o una flecha en la espalada. Mordido por un escarabajo gigante o electrocutado con un rayo mágico.   En cualquier momento hasta la hechicera más respetada o el mejor guerrero puede caer bajo la sangrienta maquinaria de la guerra.

También puede interesarte

Comentarios