Muerte de Reyes | El Último Reino VI | Reseña

Muerte de Reyes es una novela histórica escrita por Bernard Cornwell, un autor con una productividad legendaria.

El libro que hoy nos ocupa fue publicado en su idioma original como Death of Kings en el año 2011. Se trata de la continuación directa de La tierra en llamas, libro que fue llevado por primera vez a las librerías en el año 2009.

Como bien ya lo saben, este libro es parte de la saga de Uhtred de Bebbanburg. Es el sexto libro en esa saga.

Y otro dato interesante. En la tercera temporada de la serie The Last Kingdom (El Último Reino) la segunda mitad de los episodios adapta para el medio audiovisual los acontecimientos ocurridos en esta misma novela.

Sinopsis: el peso de los años

Esta novela marca un punto de inflexión dentro de la saga.

Muerte de Reyes comienza cuando el siglo IX esta llegando a su fin. Con el Rey Alfredo en su lecho de muerte, el delicado equilibro entre Wessex y el resto de los poderes de Britania esta a punto de romperse en pedazos.

Uhtred vive en Mercia. La región atraviesa una relativa tranquilidad, eso si no te preocupa algún que otro ataque aislado, el robo de ganado y la ocasional destrucción de algunas viviendas.

Los daneses que se dedican a la guerra no están organizando nada especifico para ese territorio, pero una sucesión en el trono seguramente implique una invasión vikinga a gran escala.

Uhtred no puede mantenerse por fuera de la acción. Como es de esperarse, el es arrojado (no siempre por su propio gusto) hacia el remolino de los acontecimientos.

Un grupo formado por una decena de sajones trata de asesinar a nuestro protagonista. Agregado a esto Uhtred recibe un pedido monárquico: escoltar a una congregación de curas que viaja para reforzar un tratado de paz con el rey de Anglia Oriental.

Buena parte de la mitad de la novela nos las vemos envueltos en adivinaciones místicas, ejércitos vikingos al acecho y la introducción de algunos nuevos personajes. Nada fuera de lo ordinario para quienes ya llegaron tan lejos dentro de la serie.

Pero entonces… entonces todo se modifica.

El 26 de octubre del año 899 muere el Rey Alfredo y lo sucede su hijo Eduardo.

Esto último no ocurre sin algunos altercados. Y sobre esos altercados se centra la segunda parte del libro.

Tres (o más) por la corona

Al elenco de personajes de la saga vuelve Etelwodo, el sobrino de Alfredo y legitimo heredero al trono. Recordemos que Etelwodo, siguiendo a los hechos de la novela, tenia más ambición que cabeza.

Etelwodo vivía a la sombra de su tío, que ocupó su lugar confiado en que no iba a causarle mayores problemas. La cosa no salio mal para Alfredo, como cuenta la historia. Pero esos problemas vuelven para Eduardo, el actual heredero que tiene que enfrentar un complot en su contra.

Por el lado vikingo, regresa Haesten. Pero también Sigurd, un nuevo personaje que junto con su hijo se transforman en los principales antagonistas del libro.

El tiempo no viene sin problemas

Como queda claro Muerte de Reyes esta dividido en dos grandes partes. Quiero decir, desde el punto de vista dramático ese corte en dos lo trae la muerte del Rey Alfredo.

La primera mitad de la novela tiene más aventuras. La segunda es más estrictamente bélica. Etelfleda y el resto de las personalidad importantes despliegan sus ejércitos en un concierto que va hacia el choque final.

Pero volviendo hacia Alfredo. Este rey murió a los 50 años de edad. Superó así las expectativas de vida de su época. Pero Uhtred no es mucho más joven, tiene 45 al momento de esta novela.

Y como sabemos, Uhtred es el narrador. Por su propia boca sabemos que el mismo vivió bastante más que 50 años.

Esto me lleva a dos pequeñas críticas, más apuntadas a la saga en general que al libro en particular.

El libro, como es costumbre en el autor, cierra con una batalla espectacular. Pero como es de esperar el hecho de la edad de Uhtred no pasa por alto, ni a el ni a los otros personajes. Tampoco su suerte para salir con vida: Uhtred no solamente es general, sino que esta siempre en primera fila de los muros de escudos.

Queremos al personaje, pero hay que admitir que su fortuna ya pasa a ser algo exagerado. Luchas ultra sangrientas, con filos de acero por todos lados, y el apenas tiene una cojera producto de una de sus primeras peleas.

Pero dejemos de lado lo de la suerte y lo de la edad. ¿Tendría el mismo efecto la novela si Uhterd organizara a sus ejércitos sin participar directamente del combate? Probablemente no. Y quien sabe, muy probablemente eso ocurra naturalmente en los otros libros.

Tengan en cuenta que aunque no es obligatorio para entenderla, estoy leyendo la saga en orden.

Segunda crítica. Uhtred pasó de ser un observador dentro de hechos históricos a ser prácticamente el principal protagonista de esos hechos. Uhtred decide sobre batallas, le da consejos a reyes, mata enemigos de Wessex, etc.

El mismo Cornwell responde a esta critica en un anexo a la novela. El autor menciona las fuentes académicas que usa en su investigación. En los momentos que un evento real no tiene una explicación fundada en las fuentes académicas, el usa la creatividad para llenar los vacíos.

Y esa es una buena explicación, pero se extraña un poco el Uhtred de las viejas novelas, donde el personaje era más un observador de lo que sucedía a su alrededor. Eso no significaba que el personaje no tomara decisiones importantes desde el principio (como derrotar a Ubba, por ejemplo) pero aun así no parecía tener tanto poder para influir en eventos reales como ahora.

Conclusión

Como siempre, las descripciones del siglo IX que hace este libro. Esta mezcla de viejos edificios romanos, y de lucha entre culturas hace que constantemente queramos saber algo nuevo.

No pierde su lugar la aventura, ni tampoco la cruel descripción de la guerra.

Si tiene una dificultad Muerte de Reyes es la de alcanzar las expectativas que genera tratar la salida del personaje histórico que tanto la marcó durante seis libros. Pero consigue hacerlo y sin perder sus clásicos toques de ironía. Pone en contexto al Rey Alfredo, contando cuales fueron sus contribuciones para la formación de Inglaterra.

También puede interesarte

Comentarios