La Torre Evanescente | Elric de Melniboné V

La Torre Evanescente

Era un ave de plata y oro y cobre, que batió las alas al ver que se acercaba y movió con impaciencia las garras de sus patas, volviendo hacia el albino las esmeraldas de sus fríos ojos.

La Torre Evanescente (The Vanishing Tower) es un libro del aclamado escritor de literatura fantástica Michael Moorcock.

Se trata del quinto libro en la Saga de Elric de Melniboné, que relata los viajes del emperador albino por un mundo de caos, aventuras, sentimientos de culpa y visiones de pesadilla.

Fue publicado en su totalidad en el año 1971.

Esta vez Elric continua con la persecución del brujo humano Theleb K’aarna, persecución que comenzó al final del libro anterior en la historia La Ciudad Cantante.

Recordemos que esta serie de novelas no fue publicada en un orden secuencial. Es decir, el autor no escribió la historia de Elric en orden cronológico, sino que fue construyéndola en piezas a lo largo de los años.

Poniendo los libros siguiendo el orden interno de la narración, así vamos hasta el momento:

Elric de Melniboné (1972) / Libro 1
La Fortaleza de la Perla (1990) / Libro 2
Marinero de los Mares del Destino (1976) / Libro 3
El Misterio del Lobo Blanco (1977) / Libro 4
– La Torre Evanescente (1971) / Libro 5

Por otra parte, La Torre Evanescente esta compuesta por tres novelas cortas. Eso no es nada nuevo, tiene el mismo formato que por ejemplo el libro anterior, El Misterio del Lobo Blanco.

¿Por que varios libros de Elric están divididos en relatos cortos? Como ya mencioné cuando escribí sobre Moorcock, el autor escribió durante buena parte de la segunda mitad del siglo XX para revistas del genero fantástico.

Ya saben, revistas, eso que existía antes de los blogs en internet. No voy a mentir, la idea de revistas publicando literatura ya parece algo difícil de comprender. Pero no quiero desviarme del tema.

Como decía, Moorcock publicaba en revistas. Y no todas las historias iban completas en un mismo número. Más bien salían de forma episódica, a lo largo de los distintos números de la publicación.

Esas entregas, convertidas en formato libro, nos da como resultado estas novelas cortas de Elric que se van entrelazando. Y que también varían un poco en su estilo de escritura, que más o menos se va modificando.

Estas tres historias suman 150 páginas, que se leen bastante rápido.

El tormento del último señor

La espada que empuño hará más que matarte, amigo demonio. Absorberá tu alma y me alimentará con ella. ¿No has oído hablar de mi bajo otro nombre, el de Ladrón de Almas?

Elric viaja por una tundra helada en compañía de Moonglum de Elwher, uno de los pocos amigos que le quedan.

El viaje forma parte de la campaña de venganza que el melnibonés lleva contra Theleb K’aarna, un brujo humano con el que ya chocó en el pasado. Y es que los dos sirven a la filosofía del caos, pero por motivos diferentes.

En el viaje, los héroes encuentran un castillo. Es el hogar de Myshella, la Emperatriz del Alba. Esta mujer le pide ayuda a Elric su ayuda para proteger la fortaleza de un ejercito que se acerca desde los confines del mundo.

Myshella y necesita de algunas herramientas para preparar una defensa efectiva. Siendo una historia de espadas y brujería, la defensa también es extremadamente violenta.

Myshella representa a las fuerzas del orden, y es enemiga de las fuerzas que protegen a Ellric, que están ancladas en la tradición del caos.

El truco esta en que el caos puede intervenir en los asuntos del orden, porque de otro modo no seria caos. Puede dedicarse a hacer lo inesperado. Por otro lado, el orden no puede asistir al caos, porque al hacerlo traicionaría el sentido de conservación que lo guiá.

O al menos eso creo haber entendido de esta historia.

Una trampa para el Príncipe Pálido

“…cuando sus primeros habitantes cayeron victimas de la epidemia, invocaron la ayuda del Caos y le suplicaron que limpiara de la peste su ciudad… con el fuego, si era necesario.”

Nadsokor es una metrópolis en decadencia. Completamente recubierta de basura, con edificios destruidos por la humedad y unas murallas hundidas. La regla no escrita del lugar es que la moral no existe: cualquier crimen esta permitido y la justicia es inexistente.

El aroma es putrefacto, y casi nadie quiere entrar en ella.

En su momento el lugar fue abandonado por sus habitantes originales, y ahora se la conoce como la ciudad de los mendigos. Es la capital de los mendigos del mundo, dominada por un rey que solo se preocupa por su tesoro.

Este Rey se aliá con Theleb K’aarna para tenderle una trampa a Elric. El plan es robarle al brujo su anillo con la piedra de actorios. Esa es la joya de su reino, que le permite realizar invocaciones mágicas.

El cuento es extremadamente imaginativo, como todos los trabajos del autor que estuve leyendo hasta ahora. Su descripción de la pobreza de la ciudad tal vez es algo…. demasiado extrema. Para los parámetros actuales de lo que es o no es políticamente correcto, o eso creo intuir.

De todos modos ¿Quien soy yo para juzgar eso? Aunque no sea el camino de las reflexiones de esta página, no dejo de pensar que hay algo más para pensar en todo esto. Como siempre, es algo que queda en manos del público.

Tres héroes con un mismo propósito

La Torre Evanescente se traslada de un plano a otro, de una era a otra y permanece en el mismo lugar apenas unos instantes cada vez.

Después de un largo viaje, Elric finalmente alcanza la Ciudad de Tanelorn. Se dice que esta ciudad existe en todos los multiversos, aunque no siempre con la misma forma.

La importancia del lugar no es poca: se supone que es un espacio geográfico que no puede ser afectado por la lucha entre el orden y el caos. ¿el resultado? Cualquiera que la habite puede encontrar la paz interior, alejado de sus compromisos con las fuerzas más poderosas del equilibrio cósmico.

El problema es que aunque la ciudad es eterna, sus habitantes no lo son. Y una especie de dinosaurios humanoides se dirige hacia el lugar desde otro plano de la existencia, directamente para devorar a cualquiera de los ocupantes de la urbe.

Siendo esta la historia del libro dedicada a los multiversos, el autor expande la idea del campeón eterno. Tres héroes de distintos tiempos y espacios se unen para encontrar un medio para salvar la ciudad.

Este relato en particular tiene una estructura muy similar a Navegando hacia el Futuro, uno de los relatos del libro Marinero de los Mares del Destino (1976). Pero esto no es sorprendente, encaja en el uso que le da Moorcock a los personajes: como en un rompecabezas, fragmentos de la historia vuelven a retomarse para encajar en huecos creados por libros distintos.

Las lineas de tiempo van saltando, y lo que las distintas versiones de Elric conocen de este universo (y por lo tanto nosotros mismos, que estamos leyendo) es diferente en cada momento.

Tal vez este no sea la mejor de las tres historias que trae el libro, pero es solo una visión personal. Creo que tendría que darle otra lectura a esta parte, para estar del todo seguro.

Conclusión:

La mejor adición de este libro tal vez sea la de Moonglum de Elwher, que crea una relación de amistad con Elric bastante profunda. Algo que sin dudas se mezcla bien con el el tema general de destino y profecías de estas novelas.

Otra vez una interesante lectura, llena de momentos alocados. Probablemente una lectura obligatoria para cualquiera que quiera escribir historias fantásticas, sin resultar un tedio y con un gran nivel.

Related Post

Comentarios