La Dama del Lago | Saga de Geralt 07 | Reseña

La Dama del Lago

La Dama del Lago es un libro del género fantástico, escrito por el autor polaco Andrej Sapowski.

Esta novela fue publicada por primera vez en su idioma original en el año 1999. Es una continuación directa de La Torre de la Golondrina y es a su vez el final de la trama de Ciri, Geralt y Yennefer de Vengerberg.

Se trata de la quinta novela en la saga del Brujo Geralt de Rivia. Claro, recordando antes que las dos primeras entregas están estructuradas como antologías de cuentos. Si la ubicamos en el orden general de su propiocanon literario, podemos decir que es el séptimo libro.

Sinopsis: algo termina, algo comienza

Como el autor ya nos tiene acostumbrados, La Dama del Lago lleva corriendo al mismo tiempo tres historias principales. Tres historias que van a terminar por unirse.

Por un lado, Ciri consigue escapar de Bonhart, el brutal cazador de recompensas. Lo hace atravesando el portal oculto que se encuentra en la ya (en apariencia) extinta Torre de la Golondrina.

El salto espacio/temporal deja a Ciri atrapada en un extraño mundo nuevo, habitado aparentemente en su totalidad por un poderoso grupo de elfos. Para escapar de ahí, ella va a tener que hacer algunas alianzas. Más importante aún, va a tener que conocer el alcance de sus propios poderes mágicos hereditarios.

Yennerfer tampoco tiene una clara vía de escape. Pero por su parte, ella empieza la novela en la peor situación imaginable. Fue capturada en el castillo que ocupa el hechicero Vilgefortz y sus asociados.

Encadena con grilletes de Dimeritium, el metal que impide la concentración de energía mágica, Yennefer no puede realizar ningún conjuro. Sin muchas opciones, solo puede resistir estoicamente y esperar el momento para contraatacar.

De los tres, Geralt parece ser el que en mejor situación se encuentra. Aunque la calma encierra una faceta oculta muy peligrosa: la comodidad lleva a la inacción.

El brujo y su grupo quedan aislados por el cercano invierno en el idílico reino de Toussaint. Allí todos viven con seguridad, comodidad y buena comida en el castillo local, bajo la protección de la reina.

Geralt incluso consigue trabajo cazando monstruos en la región, conocida por sus antiguos viñedos. Y conoce a la hechicera Fringilla Vigo, quien puede o no tener una agenda oculta.

Pero como decía, la tranquilidad se ofrece como una trampa que amenaza con sacar al grupo de rescate del camino definitivamente.

Un lago bastante profundo

De todas las novelas en la saga de Geralt, La Dama del Lago es la más rica en detalles. Es también la que más ironía dramática tiene, y en general es la que mayor cantidad de narradores entrelaza.

Antes decía que el libro acompasa tres historias centrales. Es cierto, pero al rededor giran también una multitud de historias pequeñas. Y cada una de esas historias traen nuevos narradores. Nuevos narradores significa nuevos personajes que establecer, por lo que la multitud de detalles avanza como una avalancha de palabras.

Una buena avalancha de palabras, nada peligroso.

Ejemplo, el libro comienza contándonos sobre una hechicera humana llamada Nimue, que vive junto a un lago. Ella es conocida como… la dama del lago. Vive en compañía del cuidador del lugar, que es conocido como “el rey pescador”.

Nimue (o para llamarla por su nombre completo Nimue verch Wledyr ap Gwyn) recibe una visita. La de Condwiramurs Tilly, una joven hechicera experta en oniromancia.

¿Que es la oniromancia? La capacidad de adivinar el futuro (o visitar el pasado) con la lectura de los sueños.

Las dos magas intentan reconstruir la historia de Geralt y Ciri. Lo hacen con el uso de pinturas y textos que se formaron como parte del mito de la historia de esos personajes. Los sueños les dan datos para unir todo.

Entonces Nimue abre un montón de ventanas en su búsqueda de la verdad, que forman muchas de las escenas del libro.

¿Se empieza a entender como es que se vuelve tan profundas las capas de información en esta novela?

Tengan en cuenta que este es solamente uno de los mecanismos que Andrej Sapowski usa para hacer más dinámica su narración. Y que lo usa a la perfección.

Agreguen a esto otra cosa, y es que Ciri viaja dando saltos entre el tiempo y el espacio. Esto genera una suerte de relaciones de “causa/efecto” que crece al rededor de la novela y termina afectando a todos los personajes.

Agrego ademas que no hago (y hasta ahora no hice) referencias en estas reseñas a la alta cantidad de contenido mitológico que tienen estas novelas. Desde Las Aventuras del Rey Arturo, hasta leyendas nordicas, pasando por juegos literarios con libros del siglo XX.

Dedicarse a todos esos aspectos de esta saga requeriría de todo un apartado extra.

Guerra total (versión fantástica)

La Dama del Lago tiene la batalla más grande entre todos los libros de la saga. Un momento completamente dedicado al choque final entre las fuerzas del imperio de Nilfgaard y la alianza de los reinos del norte.

La descripción de esta guerra esta muy bien (y cualquier que leyó alguno de los libros de El Último Reino puede decir que leyó una o dos escenas de guerra). No ahorra en planes y movimientos de las tropas.

Eso teniendo en cuenta que varias razas participan al mismo tiempo, generando su propia corriente interna de tensión civil (humanos, elfos, enanos, etc.)

Tal vez lo realmente único de este capítulo es que, al estilo del autor, la guerra también se divide en puntos de vista. Una parte de la narración va para la infantería, otra para los altos mandos y una más, para una tienda de enfermería junto al campo de batalla.

Demás esta decir que este momento es altamente sangriento, y que funciona muy bien como parte del cierre del libro/saga. Deja ese aura de “algo termina, algo comienza” que maneja la novela, donde también conocemos bastante de como se ordena el mundo luego de la guerra.

Conclusión: El cierre de una aventura

Como final de saga, La Dama del Lago no se va a la ligera. Guarda varias revelaciones inesperadas, y unas cuantos sorpresas brutales. Si no es el mejor libro de los siete, esta muy cerca.

Lo que más me gustó es la forma en que maneja la esperable desazón que deja el cierre de un viaje tan largo. Es triste, pero hace que la inversión de nuestro tiempo valga la pena. Todo lo que nos cuenta parece formar parte de algo mucho más grande, que permanece con nosotros.

Y al final nos quedamos con una suerte de nostalgia que no esta vacía de contenido, lo que en la actualidad ayuda mucho.

Comentarios