Estación de Tormentas | Saga de Geralt de Rivia 8 | Reseña

Estación de Tormentas - Tapa del libro

Estación de Tormentas (Sezon burz) es un libro del género fantástico, escrito por el autor polaco Andrzej Sapowski.

Se trata del octavo libro creado por el autor sobre el personaje Geralt de Rivia, y la sexta novela en ser parte de la saga.

Fue publicado en su idioma original en el año 2013, catorce años después de la novela La Dama del Lago (1999), que había cerrado el ciclo principal.

Esta es una novela que cuenta una historia auto concluyente, por lo que sus eventos no están relacionados directamente con los de las otras cinco novelas en la saga. Aunque como siempre, hay muchas pequeñas conexiones entre las tramas.

No es necesario conocer el resto de los libros para disfrutar Estación de Tormentas. Pero la lectura en los dos casos es bastante diferente. Ni mejor ni peor, solamente distinta.

Si queremos ubicar el relato en su cronología general interna, su historia la ubica casi al principio de todo. En algún punto entre los cuentos de la antología El Último Deseo.

Sinopsis: aumenta la presión (atmosférica)

El libro comienza con Geralt cazando un extraño depredador en lo profundo del bosque. Este monstruo, que ataca a los viajeros incautos, es altamente agresivo. Con pinzas afiladas, poderosas mandíbulas y el cuerpo de un cien pies, este ser tiene algo demasiado extraño. Algo que no parece natural…

Sin embargo la captura del monstruo deja al brujo con algo de dinero en el bolsillo. Dispuesto a disfrutar de su acotada fortuna, Geralt visita el el pequeño reinado de Kerack.

Kerack es una ciudad costera. El rey gobernante, que esta a punto de celebrar su nuevo casamiento, no es ajeno a la corrupción y las intrigas de palacio. Las constantes tormentas llegan desde el mar, y las conspiraciones entre los herederos para quedarse con el trono llegan desde todos lados.

El plan del brujo es simplemente conseguir una buena comida, tal vez algún vino de excelente calidad. Después continuar con su camino, más o menos rápido. Pero el plan esta muy lejos de concretarse.

En pocas horas, Geralt es encarcelado y acusado por múltiples estafas. Alguien le roba sus dos espadas, herramientas de trabajo sagradas para todo brujo. creadas en forjas antiguas con métodos legendarios.

Irse del reino de Kerack por las buenas, sin hacer antes algunas promesas (y sin llegar a algunos compromisos) no es una opción posible.

El brujo se encuentra entonces participando en una imposible red de aventuras. El Capítulo de los Hechiceros lo busca para un trabajo que involucra perversiones difíciles de explicar. Una Hechicera tiene un secreto que complica su futuro. Y distintos criminales, sabiendo que el brujo no tiene espadas, quieren probar su suerte en peleas de variada intensidad.

Creo que ya lo dije, Geralt tiene que enfrentar todo eso sin sus armas. Solo lo acompaña la magia, su agilidad, y algunos muy pocos individuos amigables.

La reseña: cumpliendo con la primera promesa

El cuento El Brujo es el primer cuento publicado por Andrzej Sapowski en el año 1986. Ese cuento es el que presenta al personaje Geralt de Rivia. También es la historia que crea los lineamientos de este universo, donde los brujos cazan monstruos fantásticos para defender a la humanidad.

Esa proliferación de detalles es la que hace memorable al personaje de Geralt. Ejemplo, los brujos toman una serie de pócimas antes de un trabajo (una mezcla de drogas con magia) que mejora sus sentidos y los equipara con oponentes más peligrosos.

Otro ejemplo, los brujos usan dos espadas: una de acero y otra de plata. Para enumerar otra cosa, los brujos no son expertos en magia. Pero conocen algunas “señales”, algo de magia básica que pueden usar como arma. Por ejemplo, disparar una bola de fuego, dormir a un oponente, etc.

La cosa es que Sapowski empieza la saga principal de Geralt tan rápido (con la profecía de Ciri y la guerra de nilfgaard) que casi ninguno de estos detalles entran en las novelas principales.

Tiene una buena excusa, como la trama principal se ocupa de un Geralt en circunstancias que lo superan, pronto agota todas sus pociones de brujo. Muy rápido tiene que cambiar de métodos, abandona sus señales y sus armas en circunstancias excepcionales.

Estación de Tormentas funciona como una precuela, y por eso se divierte recuperando todos esos detalles abandonados por la presión de una tensión dramática de una importancia superior.

La idea de un Geralt sin espadas, usando todos sus trucos para defenderse, le agrega todo un nivel de diversión a la historia.

La hechicería no es simplemente humana

Más importante aun, esta vez el punto de vista de la historia se centra completamente en Geralt. No alterna partes del libro con otros personaje, la aventura se mantiene completamente en foco sobre las peripecias del brujo.

Esto no quiere decir que el autor no se dedique a juegos con la escritura. Por ejemplo, el libro comienza siendo narrado desde el punto de vista del monstruo/cien pies alocado. Pero eso no deriva hacia otro lugar, son solamente formas de hacer las cosas más interesantes.

De todos modos Estación de Tormentas si se mantiene sobre los temas conocidos de la saga.Temas bastante intensos, se mete bastante con lo que podríamos definir como “transhumanismo”, la idea de transformar el cuerpo humano a través de la tecnología. En este caso no tanto la tecnología como la magia.

Suponer que se puede alterar el cuerpo con medios externos es sin dudas interesante, y emparenta a la fantasía con la ciencia ficción. Da lugar también a momentos bastante extremos, teniendo en cuenta que el libro tampoco ahorra sangre y destrucción.

Conclusión

Estación de Tormentas no olvida todo lo que ya se contó de Geralt. Vuelven algunos secundarios que no podían faltar, como Jaskier. Con sus clásicos saltos temporales, conecta los mitos trayendo a otros personajes conocidos, como Nimue.

Pero también trae personajes nuevos, como las hechiceras Lytta Neyd y Mozaik.

Al agregar todo, el autor cumple con lo que faltaba: una novela fantástica dedicada íntegramente a Geralt de Rivia. Tal vez no tan intensa como las anteriores, pero sin dudas muy divertida de leer.

Anexo: uno de los capítulos del libro, el del viaje por el rio/pantano fue trasladado al comic con el titulo de The Witcher: Fox Children.

Comentarios