El Trono Vacante | El Último Reino VIII | Reseña

El Trono Vacante

El Trono Vacante (The Empty Throne) es una novela histórica del escritor Bernard Cornwell. En algunos sitios vi la traducción del título como El Trono Vacío, que también funciona para describirlo.

Esta vez les estoy hablando del octavo libro en la saga de “sajones, vikingos y normandos”, saga literaria que sirve como base de la exitosa serie The Last Kingdom.

La novela fue publicada originalmente en el año 2014.

Como mencioné la ultima vez, durante la reseña de Uhtred, el Pagano, ya podemos ver que el autor expande la historia por fuera de la biografía de Uhtred. Esta no es solo la vida de su personaje más famoso, es también una trama familiar que incluye la vida de varias generaciones.

La Sinopsis: el poder no pierde el tiempo

La novela comienza un año después de lo acontecido en el libro anterior. Uhtred, de 56 años, esta debilitado por la herida en el pecho que le dejó su lucha contra el líder vikingo Cnut Longsword.

El profundo corte que se llevó al ganar la pelea tiene al protagonista fuera de la acción: no puede levantar la espada. Y apenas consigue viajar a caballo sin que el esfuerzo siga aumentando el dolor.

La autoridad en Mercia la ejerce efectivamente Etelfleda, la hija del rey Alfredo, anterior rey de Wessex. Ella organiza las defensas del reino y dirige la guerra contra las incursiones danesas.

Pero esta vez, el verdadero problema no es un ataque externo. El conflicto llega por luchas de poder internas.

Y es que aun el los papeles, el líder/rey de Mercia sigue siendo Etelredo, esposo de Etelfleda.

Etelredo también quedó mal herido por participar en la batalla de Tettenhall. El rey esta cerca de morir, y varias facciones se disputan el trono.

Por un lado esta Eduardo, el hijo del rey Alfredo. El actual rey de Wessex busca anexar a Mercia a su dominio oficial. Aunque en cierta forma, Mercia ya sea algo así como un protectorado del reino del sur.

También esta el hermano de la amante de Etelredo. El actual jefe de la guardia real. Si este individuo consigue casarse con la hija del rey, muy probablemente va a entrar como heredero directo de la corona.

Y en la lista también se encuentra Etelfleda. Una parte de la nobleza no quiere reconocer a la próxima viuda como la legitima aspirante para hacerse con el poder. Pero ella es la que esta más comprometida con la defensa de Mercia, y es la que merece hacerse con el trono.

Sin poder pelear directamente, y haciendo uso solo de su ingenio, Uhtred va a tener que intervenir. Todo para alterar los mecanismos burocráticos de la edad media, impedir algún complot de asesinato y cometer multiples herejías.

Tres historias de distinto valor

Como siempre hago cuando realizo recomendaciones de libros, me interesa ver de que formas esta separada la historia.

En este caso El Trono Vacante esta separado en tres diferentes tramas.

Como ya mencione antes, toda la primera parte del libro esta dedicada a la sucesión del trono de Mercia.

La segunda mitad de libro esta a su vez dividida en dos partes. Y es en este ultimo momento donde la novela realmente se pone más interesante.

Uhred, hijo de Uhtred, también hijo de Uhtred

Al comenzar la novela Cornwell hace algo completamente nuevo en la saga. Pone la voz del narrador en alguien diferente: ahora es Uhtred, el hijo del protagonista, el que cuenta la historia.

Esto es solamente por unas páginas, solo como una forma de introducción. Pero es interesante, por lo menos por la ruptura que causa en nuestro cerebro después de tanto tiempo de seguir la aventura con una misma optica.

Luego regresa Uhtred padre, y la narración vuelve a su curso regular.

Aunque aun nada hay dicho del destino de los hijos y la hija de Uhtred, una opción realmente posible es que sea alguno de ellos el que continué con el legado del padre. Eso si la saga quiere continuar con la historia de Inglaterra a lo largo del siglo X de Nuestra Era.

Pero, también es posible que esta saga termine con Uhtred. Todo puede suceder.

Pelear contra la burocracia

La primera mitad del libro tiene también algo diferente.

Como ya mencioné antes, Uhtred esta gravemente herido. Y por eso no puede pelear directamente.

Eso obliga que todo el conflicto por el trono vacante de Mercia y el gobierno de Etelfleda se resuelva de un modo más bien de intrigas sin grandes enfrentamientos.

En toda esa parte de la novela no hay grandes antagonistas con gigantescos ejércitos. Hay alguna que otra escaramuza, intrigas e intentos de influir mediante la traición o las alianzas.

Todo esto es en algo bastante alejado a la clásica formula del autor, llena de viajes peligrosos, aventuras con personajes extravagantes y choques de culturas.

Personalmente esta parte del libro no es la que más me gusto. Sin dudas ustedes pueden encontrarla divertida, pero yo la encontré algo repetitiva.

Pero, y esto también es algo nuevo en la saga, por primera vez nos encontramos con una lucha directamente entre sajones.

Y esto es importante, como el mismo libro menciona. Hasta ese momento la colonización cristiana prometía algo: una vez que todos compartieran la misma fe, se iba a terminar las guerras.

No se puede decir que la promesa este falta de sentido, aunque pueda resultar muy inocente. Si todos comparten los mismos ideales ¿que tipo de conflicto puede surgir?

Esta lucha por el trono confirma lo contrario. Esta vez la pelea no es contra los paganos o contra ideales externos.

Una guerra interna golpea a tierra el ideal de un futuro sin violencia.

La búsqueda de la espada

Como dije antes, la segunda mitad del libro se divide en dos partes. Y aquí la acción si compensa los saltos de ritmo del principio.

Uhtred piensa firmemente una cosa: si la lesión en el pecho se la causo una espada, solo esa espada puede curarla.

Entonces sale en busca de esa espada, que es bastante especial. Se trata de “tarámbano de hielo”, una espada muy reconocible por su calidad de fabricación y por las señas de su hoja.

Esto lleva al protagonista y a su tripulación hasta la tierra de Gales, territorio vecino de Mercia.

Gales esta habitado por Cristianos, pero originarios de Britania. Estos, que consideran a los sajones como invasores, odian entonces a sus vecinos. Aunque estos también sean Cristianos.

Los galeses, por su parte, también tienen problemas con los daneses y con escoceses.

En estas tierras Uhtred conoce al rey Hiwel el Bueno. Este rey consigno unificar casi todo el territorio de Gales.

Y así conocemos otro de los aspectos históricos del relato, el de un lado de la isla que la saga aun nunca nos había enseñado.

Batalla de Chester

Como no podía ser de otra manera, El Trono Vacante termina con una batalla de grandes proporciones.

Uhtred y su grupo se enfrentan a un joven líder danes, que intenta capturar la fortaleza de Chester.

Esta vez Uhtred tiene que defender la fortaleza en lugar de atacarla, lo que es ademas otra buena sorpresa del libro. Por lo general es al revés, siendo Uhtred el que tiene que atacar o sitiar las fortalezas.

Los atacantes están a las ordenes de Sigtryggr, otra personalidad historica que va a crecer con fuerza en la subsiguiente historia de esa zona.

Con esta batalla Cornwell adelanta acontecimientos ocurridos más adelante en el tiempo, acontecidos en la batalla de Brunanbur, en el 937. Casi 25 años después que este momento dentro de la saga. Pero creo que puedo explicar mejor esto en una entrada subsiguiente.

Conclusión

En algunas partes la novela se pone algo confusa con los nombres. Y eso que al autor venia haciendo un gran trabajo en no crear confusión por ese lado. Quiero decir, esta lejos de ser imposible de descifrar y sin dudas exagero un poco. Pero puedo ejemplificarlo:

Etelfleda: hija del Rey Alfredo el Grande, esposa de Etelredo

Etelredo: esposo de Etelfleda

Etelhelmo: suegro del Rey Eduardo

Etelstano: hijo del Rey Eduardo

Y eso solo por mencionar cuatro nombres comenzados por “Etel” que me vienen ahora mismo a la mente. No me queda ninguna duda que ese tenia que ser un prefijo muy popular para crear nombres en la edad media.

No puedo decir que sea mi libro favorito de la saga, seguramente porque considero que la segunda parte del libro es más divertida que la primera.

Pero aun con eso, la novela ofrece una buena mezcla de diversión con descripción de contextos y personajes históricos.

También puede interesarte

Comentarios