La batalla de Edington: la prueba de fuego del rey Alfredo

Batalla de Edington

Edington, Inglaterra. El año: 878 d.C. El mes es mayo, en algún punto aproximado entre los días 6 y 12 de esa página del almanaque.

Ya van doce años de asedio vikingo, y los daneses llevan conquistada gran parte de la isla. Los reinos de Northumbria,  Anglia Oriental  y Mercia, el norte y el este, están en manos escandinavas. Los paganos corren con la ventaja.

Los líderes de esos ejércitos conquistadores son Ivar “saco de huesos”, Ubba y Halfdan Ragnarsson. Hay un cuarto líder, Guthrum. Entre los cuatro mueven lo que se conoce como el “gran ejercito vikingo”.

Se debate entre los historiadores sobre el tamaño de estos ejércitos, un número limitado a la cantidad que podrían transportar en cada barco, unos 35 soldados por embarcación. Sin embargo la tenacidad que demostraban por capturar territorio y su habilidad para defenderlos creando sitios independientes les dio más de una década de victorias ininterrumpidas.

Wessex resiste

El reino de Wessex resiste a estos ataques, y consigue la primera victoria anglo-sajona contra los vikingos en la batalla de Ashdown en el año 871.

El rey Alfredo además usa otros caminos para mantenerse como un gobierno independiente.  Lleva a cabo un acuerdo de paz con Guthrum (con intercambio  de rehenes incluido) que ocurre en el año 877 d.C. Y en varias oportunidades se pagan cuotas en tesoro de la corona para mantener las espadas envainadas.

Las escaramuzas se libran aun a lo largo de todos los terrenos aledaños, pero por el periodo de varios meses el armisticio de Alfredo y Guthrum se sostiene. Aun cuando otros daneses, como Ubba e Ivar, se mantienen al ataque en zonas aledañas.

Sin embargo en Enero, días después de la navidad, Guthrum ataca Wessex y por muy poco no consigue capturar y matar al rey Alfredo

Alfredo prepara la contraofensiva

Ahora en retirada, sin un ejército estable y con el enemigo en los talones, Alfredo se oculta en terrenos pantanosos, en la zona de Athelney.

Pasa allí los meses del invierno, lo protege el difícil acceso que suponen esos terrenos anegados del sur y se manda a construir allí una fortificación. Poco a poco se organiza un ejército para enfrentar a Guthrum.

La batalla de Edington

Ya mencione brevemente esta batalla en este otro texto, donde me referí a ella como la batalla de Ethandun.  Se puede usar cualquiera de estos dos nombres al hablar de esta batalla, aunque los dos sean lugares distintos. Esto ocurre porque los historiadores no siempre estuvieron de acuerdo con el lugar exacto donde ocurrió la pelea. Los primeros registros señalaban Ethandun, pero los académicos actuales consideran otros posibles lugares, como Edington.

En esta batalla, las tropas de Alfredo vencen a las de Guthrum en un enfrentamiento de “muros de escudo” a campo abierto. Los daneses se retiran hacia la fortaleza de Chippenham, y por falta de suministros se rinden luego de 14 días de asedio.

 El resultado

Guthrum, el líder pagano, acepta bautizarse y convertirse al catolicismo. Su nuevo nombre pasa a ser Athelstan y su padrino es Alfredo. Eso supone un golpe cultural muy grande, que muy probablemente afectó en gran manera a las creencias vikingas.

El tratado de paz que se firma se conoce como el “tratado de Alfredo y Guthrum”.

Wessex queda como un territorio anglo-sajón, gobernado por el rey Alfredo. Guthrum mantiene el control del Danelaw (partes de la zona noreste de la isla, más específicamente  Anglia Oriental) hasta su muerte en el año 890 d.C. y lo hace respetando las condiciones de paz que había negociado.

Mapa de Inglaterra hacia el año 866 d.C. Se puede ver como el territorio se divide entre el Danelaw (danes) y Wessex (anglo sajón). La relación se mantiene similar después de la batalla de Edington, ya que Wessex no es conquistado.
Mapa de Inglaterra hacia el año 866 d.C. Se puede ver como el territorio se divide entre el Danelaw (danes) y Wessex (anglo sajón). La relación se mantiene similar después de la batalla de Edington, ya que Wessex no es conquistado.

También puede interesarte

Comentarios